Mi nombre es Mario Emmanuel Ascencio León, nací el 17 de septiembre de 1984 en la ciudad de Guadalajara Jalisco y actualmente estoy desempeñando mi ministerio sacerdotal en el Seminario menor Nuestra Señora del Carmen como encargado del seminario y de la Rectoría San José del Mar en Ciudad del Carmen, Campeche. Por Gracia y misericordia de Dios fui ordenado sacerdote el 28 de mayo de 2015 por el obispo José Francisco González González en la Diócesis de Campeche, por lo cual tengo cuatro años de ordenado sacerdote.

Mí llamado vocación inicia desde que era niño, pues  al ser educado en la fe y en los valores cristianos por parte de mi madre y mis abuelos maternos, en mi casa siempre se reza el rosario y diariamente se participa en la Eucaristía, ello provocó en mí que me empezó a llamar mucho la atención la figura sacerdotal.

Cuando entré a la adolescencia fue que decidí optar por estudiar medicina, piloto aviador o ingeniero industrial. Fue a la edad de 17 de años que me invitaron al verano misionero en la sierra purépecha en el Estado de Michoacán y estando en una ocasión en las catequesis infantiles, adolescentes y jóvenes fue que empecé a ver la necesidad de Sacerdotes y aquello que sentía cuando era niño al ver a los sacerdotes, empecé a sentirlo de nuevo y fue cuando decidí tomar un proceso vocacional con un diacono de mi comunidad parroquial. No me costó trabajo el aceptarlo, ya que la inquietud que tenía desde niño por la figura sacerdotal volvía a mí;  dos puntos creo me ayudaron a optar libremente por el sacerdocio: el primero fue trabajar y estudiar al mismo tiempo, ya que ello me permitió el aprender a valorar el trabajo y el obtener los alimentos de una manera honrada y el hecho de haber tenido novia antes de entrar al seminario, pues en mi decisión vocacional  es que pude hacer un balance entre noviazgo y la vida del seminario, a lo cual me sentía contento en el noviazgo, pero cuando inicié mi proceso vocacional con el diacono de mi parroquia y el ir a encuentros vocacionales es que  inicié a sentirme pleno y fue cuando descubrí que era mi vocación.

Desde que fui ordenado sacerdote es que me envían de formador de la dimensión espiritual de los seminaristas de la etapa filosófica y al termino de ese ciclo escolar se me pide ir de encargado del seminario menor etapa secundaria y me nombraron capellán fijo de la Rectoría de San José del Mar. Ya que gracias a esta comunidad es que podemos mantener económicamente el seminario menor.

En el seminario contamos con 12 alumnos, que durante de lunes a viernes van a estudiar al colegio Victoria y regresan al seminario por la tarde a llevar vida en comunidad de seminario.

Los feligreses de san José del Mar son personas que pertenecen a un nivel económico medio-bajo,  sencillas, humildes, pero muy trabajadores y comprometidos con la Iglesia, aproximadamente el territorio que le pertenece a la capellanía son 50 mil personas, pero los feligreses que acuden a la Eucaristía es mucho menor a esa cantidad.  Hemos trabajado juntos por mejorar la Iglesia en su construcción, así como también en la vida espiritual de los feligreses. Son católicos que aman mucho a la Iglesia y que están deseosos de aprender cada día más de Dios y de poder llevarlo a la práctica con los hermanos.

Soy encargado a nivel decanato de la pastoral vocacional y hemos realizado expo torneos vocacionales en los que han podido participar aproximadamente 300 Jóvenes; se cuenta en el decanato con una escuela de monaguillos mensual en la que participan 120 monaguillos.

Creo que con esta nueva oportunidad que me da Dios, mi obispo y la Iglesia, y con la ayuda de todos ustedes y de las personas que oran por nosotros los sacerdotes es que aún falta hay mucho por hacer al promover las vocaciones a  los distintos tipos de vida, solo faltan en algunas ocasiones algunas herramientas para poder servir mejor a los demás e ir caminando con el niño, adolescente, joven y adulto en la actualidad con los conocimientos necesarios, ya que la sociedad va caminando a pasos gigantescos y debemos estar a la altura de poder dar una respuesta a las exigencias del tiempo de hoy. Creo que al regreso de mis estudios podré apoyar en varias dimensiones como:

1.- En la formación de los futuros pastores.

2.- En familias, ya que de ellas es de donde nacen las vocaciones y debemos de ayudar a fortalecerlas.

Dentro de las experiencias que como sacerdote que he tenido es el poder tener la oportunidad de trabajar en conjunto con capellanía fija y el seminario ha sido una gran experiencia. Cuando llegué al seminario los recibos de luz, agua y detergentes eran muy elevados y para poder solucionarlos implementé las madrinas de lavado de ropa de los seminaristas y ha sido una experiencia muy enriquecedora ya que las madrinas han ido enseñando también a ser limpios y ordenados a sus ahijados, y fruto de ello es la cercanía con los futuros pastores al sentirte apoyados con el pueblo de Dios.

Cuando mi obispo me notificó  sobre el proyecto que tenía para mí de ir a estudiar  me sentí pensativo, ya que no creí que algún día pudiera yo ir a estudiar, pero he descubierto que Dios tiene sus proyectos para mí.

Creo que esta experiencia me ayudará a  poderme preparar mejor, con tiempo dedicado a ello y así poder profundizar más en el campo formativo para poder servir mejor a la Iglesia y a los futuros pastores; y al haber aprovechado esta oportunidad creo que con lo aprendido en mis estudios poder ponerlo en práctica ante tantas deficiencias que hay en el campo formativo en mi diócesis, proponiendo estrategias formativas y acompañamientos en los procesos de los futuros pastores del Pueblo de Dios.

Por último deseo agradecer a Dios y a ustedes FRATERNA por este apostolado que hacen por nosotros los sacerdotes y por amor a la Iglesia.

Dios les bendiga y los encomiendo en la oración.

Estos son algunos puntos que son de interés e importancia ante la Fundación Fraterna, IAP. Ante el Patronato de la misma y también de uso para la Junta de Asistencia Privada del Distrito Federal. No te olvides de responder la pregunta Número 7.

Muchas gracias por tu atención y seguimos unidos en oración.

Aseguro mi oración y apoyo en Jesucristo, Cordero de Dios,

 

Testimonios 2019

  • All
  • Aguascalientes
  • Atlacomulco
  • Campeche
  • CiudadJuárez
  • Coatzacoalcos
  • Colima
  • Cuautitlán
  • Culiacán
  • Ecatepec
  • Guadalajara
  • HuajuapanDeLeón
  • Izcalli
  • León
  • Mexicali
  • Morelia
  • Puebla
  • Querétaro
  • SanAndrésTuxtla
  • SanCristobalDeLasCasas
  • SanLuisPotosí
  • Tabasco
  • Tehuacán
  • Tehuantepec
  • Tenancingo
  • Tepic
  • Texcoco
  • Tijuana
  • Toluca
  • Torreón
  • Xalapa
  • Zacatecas
  • Zamora
load more hold SHIFT key to load all load all