Historia Vocacional

Pbro. Mario Valencia Plata

Mi nombre es Mario Valencia Plata, sacerdote de la Diócesis de Atlacomulco, Estado de México, nací el 12 de septiembre de 1984 en el municipio de Atlacomulco, Estado de México. Desde mi infancia había deseado ser sacerdote, el testimonio de algunos sacerdotes y seminaristas me motivaba, así como el testimonio del ahora San Juan Pablo II. Terminando la secundaria ingresé al seminario con mucha alegría. Fui ordenado sacerdote el 25 de junio de 2009 y actualmente llevo casi 10 años ejerciendo el ministerio sacerdotal. He desempeñado mi ministerio sacerdotal en 2009 como Vicario Parroquial en la Parroquia de San Bartolomé Apóstol, San Bartolo Morelos; en 2011 como formador en el Seminario Menor y en 2014 en el Seminario Mayor; en 2015 como Vicario Parroquial en San Pedro y San Pablo, Jilotepec; y en 2017 como Párroco de la Parroquia de San Juan Bautista, San Juan Acazuchitlán. También he sido desde 2009 profesor del Seminario de Atlacomulco y Asesor del Movimiento de Pandillas de la Amistad.

Actualmente soy párroco en la comunidad de San Juan Bautista, Acazuchitlán, Jilotepec Estado de México. Es una comunidad rural del noreste del Estado de México, colindante con el Estado de Hidalgo. Tiene aproximadamente un total de 3000 habitantes que se dedican a la agricultura, ganadería y albañilería. Muchos trabajadores salen a las ciudades vecinas para realizar sus actividades laborales. Esta comunidad parroquial cuenta con otras 9 comunidades filiales, muchas de ellas muy pequeñas de unos 500 habitantes.

La actividad pastoral que durante este tiempo he desempeñado allí, es el fomento de las devociones populares, que aún se conservan, así como he potenciado los retiros espirituales, los movimientos eclesiales, las fiestas patronales, las procesiones a caballo, las procesiones a pie, las procesiones con el Santísimo Sacramento, los novenarios, etc.

Además de las actividades pastorales parroquiales he desempeñado algunas otras tareas como: soy Asesor Diocesano del Movimiento de Pandillas de la Amistad; el cual es un movimiento de niños y adolescentes, que tiene presencia en 22 parroquias de nuestra diócesis (casi una tercera parte), en este movimiento acompaño espiritualmente y oriento sobre el funcionamiento a las respectivas parroquias, a sus párrocos y asesores laicos. Así mismo dentro del mismo movimiento eclesial he participado en las Reuniones Nacionales de dicho movimiento haciendo presencia y teniendo participación en la revisión y actualización de manuales, en concreto, en tres temas del retiro kerigmático: El Milagro de la Vida, Panel de Relaciones Familiares y Dios es Amor. En la diócesis, dentro de la dimensión de formación permanente del clero, soy el responsable de la logística de avisos y felicitaciones diocesanos.

También he participado en una comisión de seminarios en la republica junto con otros 6 sacerdotes de distintos seminarios del país para la elaboración de los Ordenamientos Básicos de la Dimensión Pastoral de los Seminarios en México. Y a nivel diocesano en los Estatutos y Lineamientos de los Sacerdotes Vicarios.

Considero que ahora esta nueva oportunidad de formación me abrirá aún más el panorama para seguir ejerciendo más y mejor ministerio en las distintas funciones que mi obispo me encomiende, teniendo más conocimientos y un criterio más amplio y con mejor formación intelectual y humana. Con los estudios que ahora emprendo considero que podré aplicarlos en la pastoral bíblica, sea en las clases del seminario, como en la interpretación y explicación de la Sagrada Escritura en mi comunidad parroquial como en la diócesis, mediante lectio divina, cursos bíblicos, cursos de oración, etc.

Recuerdo que al iniciar el último año de catequesis de la parroquia donde actualmente ejerzo mi ministerio puse gran prioridad en el uso y manejo de los niños en la Sagrada Escritura, y ahora, con la gracia de Dios yo también tendré esta experiencia de profundizar más en ella. Cuando mi obispo me comunicó que había pensado en mí para esta misión, me llenó de alegría y emoción pues siempre he opinado que el sacerdote siempre tiene que estar en una continua preparación y un sacerdote mejor preparado podrá ejercer mejor su ministerio sacerdotal. Espero que en mi Especialización en Roma me ayude a profundizar más la enorme riqueza que contiene la Palabra de Dios y el mensaje que Él nos tiene. Y que al regresar a mi pueda compartir esto con mi hermanos en el ejercicio del ministerio sacerdotal.

Testimonios 2019

  • All
  • Aguascalientes
  • Atlacomulco
  • Campeche
  • CiudadJuárez
  • Coatzacoalcos
  • Colima
  • Cuautitlán
  • Culiacán
  • Ecatepec
  • Guadalajara
  • HuajuapanDeLeón
  • Izcalli
  • León
  • Mexicali
  • Morelia
  • Puebla
  • Querétaro
  • SanAndrésTuxtla
  • SanCristobalDeLasCasas
  • SanLuisPotosí
  • Tabasco
  • Tehuacán
  • Tehuantepec
  • Tenancingo
  • Tepic
  • Texcoco
  • Tijuana
  • Toluca
  • Torreón
  • Xalapa
  • Zacatecas
  • Zamora
load more hold SHIFT key to load all load all